¿Qué es el ‘vamping’?

Nace de la unión de las palabras en inglés vampire (vampiro, ese ser fantástico de colmillos largos conocido por su afición a salir de noche) y texting (acción de enviar mensajes de texto a través de aparatos electrónicos).

El vamping se trata del fenómeno por el cual las personas, normalmente adolescentes, utilizan aparatos electrónicos durante la noche, reduciendo las horas necesarias de sueño para lograr un buen descanso lo que desemboca en un mayor riesgo de sufrir las consecuencias propias de no dormir lo suficiente:

  • Cansancio.
  • Debilidad.
  • Irritabilidad.
  • Dificultad y lentitud en los procesos de aprendizaje, así como falta de concentración.
  • Alteraciones en el metabolismo.
  • Defensas bajas.

El nombre de esta ‘práctica’ fue impuesto por los mismos jóvenes, los cuales comenzaron a publicar fotos con esa etiqueta (#vamping). Uno de los grandes peligros que tiene esta práctica es que puede acabar desembocando en una adicción a las nuevas tecnologías, la cual es igual de peligrosa que cualquier otra adicción que podamos tener, desarrollando ansiedad y cambios bruscos y negativos de la conducta.

¿Cómo puedo prevenir el ‘vamping’?

Las nuevas tecnologías han venido para facilitarnos la vida en nuestro día a día aunque también pueden ser la causa de diversos problemas y complicaciones… La clave reside en usarlas con cabeza y responsabilidad.

Las medidas que os vamos a dar para prevenir el ‘vamping’ han sido establecidas por la Federación Americana del Sueño para la prevención y el uso responsable de la tecnología:

  • Ejemplo de los adultos: Aunque el vamping se da casi siempre entre los adolescentes, los adultos, también están copiando este tipo de hábitos y se han acostumbrado a utilizar dispositivos electrónicos por la noche, antes de irse a dormir. Si como padre o madre sigues un hábito de consumo tecnológico nocivo, es muy probable que tu hijo siga tu ejemplo.
  • No dormir con aparatos electrónicos: Situar los teléfonos en una habitación distinta en la que se duerme puede ayudar a conciliar el sueño. En caso de tener el dispositivo el brillo de las pantallas y la recepción de mensajes y llamadas durante la noche pueden alterar el sueño; además, así se evita la tentación de utilizarlos.
  • Controlar y limitar el uso de dispositivos electrónicos y pantallas: Las nuevas tecnologías no representan un problema por sí mismas, el problema es cómo se usan. Limitar el tiempo dedicado a los dispositivos electrónicos ayudará a disminuir el riesgo de sufrir complicaciones como el vamping, la adicción, o la fatiga visual.