Tenta, el navegador construido desde cero para mantener la privacidad.

La mayoría de las veces al hablar de modo privado o incógnito en un navegador hacemos referencia a una característica que se activa dentro del mismo. El problema es que no todo lo que hacemos con ese modo es privado.

Con esta idea nace Tenta, un navegador construido desde cero para proteger tu privacidad. No es que tenga un modo incógnito, es que todo él lo es.

tenta-browser

Una vez descargado, al iniciarlo requiere que ingresemos un PIN para abrir la aplicación (o en caso de que queramos volver a ella) aunque también podemos vincularlo a nuestra huella. Siempre ralentizará nuestro dispositivo cuando lo abramos pero es el precio que tenemos que pagar por tener nuestra actividad de navegación, marcadores y descargas totalmente cifradas.

En el podemos usar un sistema de “zonas” de agrupación, incluyendo en cada zona tantos sitios web como queramos, predeterminando un motor de búsqueda diferente para cada una de ellas, eligiendo las opciones de descarga y notificación y creando conjuntos separados de cookies.

tenta-2

La gran diferencia entre Tenta y el resto de los navegadores es que proporciona una conexión VPN real para su uso y no un proxy con SSL como usa, por ejemplo, el navegador Opera. La ventaja es que la VPN cifra todo el tráfico que pasa a través de él, un Proxy no hace esto,  lo único que hace un servidor proxy es esconder nuestra IP.

Lo hemos estado usando durante unos días y en cuanto a velocidad de navegación no hay diferencias apreciables frente a otros navegadores. Únicamente cabe matizar el pequeño parón que realiza al arrancar pero que, en el día a día, resulta prácticamente imperceptible a no ser que tengamos una necesidad imperiosa de usar el navegador.

Tenta Browser de momento sólo esta disponible para Android  en Google Play, en modo beta, por lo que hay que hay que participar de su programa de testing para disfrutar de la aplicación.