El Viernes Negro se celebra desde mediados del siglo pasado y su nombre guarda relación a una crisis económica estadounidense.

Se dice que tras la avalancha de compras que siguió al Día de Acción de Gracias, fecha en la que se inauguraba la temporada de compras para Navidad, hizo salir a los comercios de los conocidos «números rojos» para pasar a los «números negros», finalizando la recesión económica que vivían los pequeños comerciantes.

Ahora esta avalancha de compras se va a vivir por Internet. Los riesgos se multiplican y todas las precauciones son pocas ya que, debemos fiarnos de que estamos comprando a quien dice vendernos.

Por ello, la Policía Nacional nos comparte seis consejos que pueden ayudarnos a comprar de forma segura y, en caso de que la liemos cayendo en una trampa, a minimizar nuestras pérdidas:

1. No introduzca su número de tarjeta en páginas web de dudosa confianza. Utilice siempre su sentido común y, en caso de duda, no realice la transacción.

2. Asegúrese de que sea un sitio seguro. Para ello, compruebe que aparece el icono de un candado en la barra de direcciones de su navegador.

3. Verifique regularmente que los cargos recibidos en su cuenta bancaria se corresponden con las compras que ha realizado.

4. Utilice plataformas intermedias de pago, con tarjetas prepago o con saldo reducido.

5. Siempre que sea posible, establezca una doble comprobación para aprobar la transacción (un código del banco remitido a su móvil, tarjeta de coordenadas, etc).

6. Conserve siempre el ticket o justificante de la transacción de cualquier tipo de compra para poder realizar las reclamaciones correspondientes en caso de productos defectuosos o que no respondan a lo esperado.