Aaron Hutton, de origen neozelandés, no sabía que le esperaban cinco años de cárcel cuando intentó comprar a una menor de tres años como exclava sexual en una subasta en la Dark Web.

Hutton no era consciente que la venta estaba siendo organizada por el Equipo de Explotación Infantil Digital del Departamento de Asuntos Internos (DIA) de Nueva Zelanda y que iba a ser acusado de intentar llegar a un acuerdo que involucra a un menor con la intención de explotación sexual.

Hutton pensaba que en Internet todo vale, y no es así.

Dark Web

Por si esto fuera poco, la policía neozelandesa descubrió más de 400 piezas de material pedófilo y un dispositivo cifrado que contenía unas carpetas denominadas Sick and Twisted y Pure Evil and Darkness.

La Dark Web como base de operaciones.

Hutton utilizaba el nombre de ‘KiwiPedo’ para ocultar sus actividades y relacionarse con otros pedófilos en la Dark Web. Entre el 13 de enero y el 20 de febrero de 2015, se puso en contacto con varios «compañeros de intereses» ya que estaba buscando a alguien que pudiera «traficar con niños a nivel internacional» y que estaba dispuesto a pagar hasta 15.000 dólares.

Uno de ellos, que Hutton consideraba otro pedófilo de la Dark Web, era en realidad un agente de la DIA que le dijo que tenía a una hija de 7 años y que estaba disponible.

A partir de ese momento, la policía volcó sus esfuerzos en localizar a Hutton, y en agosto de 2015 se presentaron en su trabajo.

Aunque se ha declarado inocente durante todo el proceso, cuando el tribunal reprodujo un mensaje de audio en el que hablaba con una agente y planeaba conocer a una niña de 7 años, no le quedó más remedio que declararse culpable.

Ahora le esperan 5 años de cárcel.

___________________________________

Recordaros que podéis seguirnos en nuestro Twitter, Instagram y Telegram.

AUTOR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.