Los funcionarios del gobierno de Pekín han ordenado a todas las oficinas gubernamentales y a las instituciones públicas que sustitel hardware y el software extranjeros por soluciones chinas en los próximos tres años.

El nombre de la directiva proviene del proceso de sustitución, la sustitución comenzará en 2020 con el objetivo de sustituir el 30% de su hardware y software extranjero. El gobierno chino reemplazará el 50% de la tecnología extranjera para 2021 y el 20% restante en 2022.

La directiva no aplica a las empresas privadas chinas, de momento. Hoy en día, el reemplazo de todos los ordenadores y sistemas operativos en una compañía alcanza una cifra astronómica.

«Pekín ha ordenado a todas las oficinas gubernamentales y a las instituciones públicas que retiren los equipos y programas informáticos extranjeros en un plazo de tres años, lo que podría suponer un duro golpe para empresas como HP, Dell y Microsoft», «La directiva es la primera instrucción conocida públicamente con objetivos específicos dados a los compradores chinos para que cambien a los proveedores de tecnología nacionales, y se hace eco de los esfuerzos de la administración Trump para frenar el uso de la tecnología china en los EE.UU. y sus aliados».

The Financial Times

No es por ser mal pensados, pero puede que esta directiva date del mismo período del reemplazo masivo del sistema operativo Windows por parte del ejercito chino y haya sido ahora cuando ha salido a la luz