La Estrategia de Seguridad Aeroespacial Nacional 2019 recoge entre sus líneas de acción impulsar el desarrollo normativo del uso civil de aeronaves pilotadas remotamente que garantice el necesario equilibrio entre la seguridad de las personas, instalaciones y demás usuarios del espacio aéreo, y el desarrollo tecnológico y económico de un sector pujante de la economía española.

El incremento exponencial de estas aeronaves, unido a la gran diversidad de ámbitos de utilización, las diferentes aplicaciones y utilidades y a la variedad de las propias características de las aeronaves requiere la revisión de la legislación actual, los procedimientos y medios de control, así como la identificación de las responsabilidades de los organismos competentes.

Es por ello que el CNSA consideró necesario conocer la realidad actual, delimitar áreas de mejora y poder establecer las bases para la normalización del escenario nacional de los drones y la utilización segura de éstos (Safety). Así mismo, se han analizado otros aspectos que incluyen los relativos a las medidas necesarias a implementar para la prevención del uso ilícito y malicioso de estos sistemas contra nuestra Seguridad (Security). Para ello se constituyó un Grupo de Trabajo con el fin de determinar las competencias, responsabilidades y necesidades de coordinación entre los organismos involucrados.

El estudio que a continuación se presenta es fruto de un año de intenso trabajo de un equipo de expertos de los ministerios de Defensa, Justicia, Interior, Transporte y Movilidad Urbana, Asuntos Económicos y Transformación Digital, Ciencia e Innovación (CDTI), Centro Nacional de Inteligencia y Departamento de Seguridad Nacional.

A continuación podéis consultar el estudio.

¿Encontraste este artículo interesante? Sigue a DDR en Twitter, Mastodon, LinkedIn, Tiktok y Facebook o suscríbete a nuestra newsletter.