Hace unos días localizamos una noticia de que un portátil Samsung de 2008 se encontraba en una subasta y la oferta más alta por el se situaba en los 1.1 millones de dólares.

Pensaréis que locos hay muchos por el mundo, pero el quiz de la cuestión es que este ordenador era un arma de destrucción masiva en potencia, puesto que se encontraba por algunos de los malwares más peligrosos que hay.

La subasta se había organizado por el artista chino Guo O Dong junto con Deep Instinct, una compañia de ciberseguridad radicada en Nueva York. Apodado como «Persistence of Chaos» (Persistencia del Caos) por los organizadores, el ordenador había sido infectado con:

  • SoBig email virus.
  • ILoveYou malware.
  • MyDoom email worm.
  • DarkTequila keylogger.
  • BlackEnergy 2 malware.
  • WannaCry ransomware.

Para que nos hagamos una idea de la mágnitud, el ordenador contiene en su interior el código de malwares responsables de ocasionar pérdidas por más de 100.000 millones de euros y, alguno de elllos, ha sido responsable de parar una central de energía de cierto país de Europa del Este.

Según el Guo o Dong «la intención detrás del portátil era hacer físicas las amenazas abstractas que plantea el mundo digital«

Tenemos la fantasía de que las cosas que suceden en las computadoras no nos afectan, pero esto es absurdo», «Los virus armamentísticos que afectan las redes eléctricas o la infraestructura pública pueden causar daños directos»

Guo O Dong

Por tanto, quien haya adquirido este ordenador ha comprado el código de lo mejor que se puede encontrar en cuanto a malware. O por el contrario, puede ser una pesona que busque un fantástico portatil Samsung del 2018 con una pantalla de 10 pulgadas.

Quien sabe.