El Consejo ha establecido un marco que permite a la UE imponer medidas restrictivas específicas para disuadir y contrarrestar los ciberataques.