Se amparaban en el presunto anonimato que ofrece la red utilizando diferentes apodos