Con esta actividad ilegal, que mantuvo entre marzo de 2014 y mayo de 2016, la condenada obtuvo un beneficio de 1.630 euros

Difundió un texto sobre una investigación policial que afectaba al colegio al que acudía su hijo menor. El documento fue reenviado a su vez por varios policías hasta que acabó en un grupo de WhatsApp de madres de niños del centro escolar y se hizo viral