El ISIS, al igual que haría cualquier otro gobierno, ha adoptado medidas para controlar el acceso a Internet en los territorios ocupados.