Es el resultado de que España no haya haya notificado la adopción de medidas para incorporar la Directiva (UE) 2016/680.