Ejerció “un control incesante en la vida de la perjudicada, alterándola gravemente e impidiendo que se desarrollase con normalidad”. La Sala le absuelve de cuatro delitos de agresión sexual y de los delitos de amenazas, malos tratos y delito leve de injurias por los que el fiscal pedía 53 años de prisión