El tribunal considera acreditado que la condenada sustrajo el dispositivo electrónico para presionar y exigir dinero a su propietario.