El camino más simple para poner en riesgo la privacidad de alguien, puede ser mucho más fácil de lo que jamás habías imaginado.