Hace unos años, cuando perdíamos nuestro teléfono móvil, el riesgo al que nos veíamos expuestos era que la factura fuese astronómica si no éramos rápidos a la hora de bloquearlo unido al propio valor del terminal.

Hoy en día cuando perdemos el móvil o smartphone (llámalo X llámalo Y) no nos enfrentamos a una pérdida material u económica sino que, el valor del contenido que tenemos en el supera con creces el precio del mismo.

Actualmente, al usuario propietario de un smartphone no le importa si sus conversaciones de Whatsapp son leídas, es más, la elección del medio de comunicación depende de que la mayoría de sus contactos esté presente en él. Pero que la actual moda de WhatsApp no quiere decir que el día de mañana siga estando en […]