El Partido Popular y los tres procesados son exonerados por falta de pruebas del delito de daños informáticos.