Según el juzgado de lo Mercantil, el titular de una marca lo es en todos los ámbitos, también en el entorno digital o telemático