El gobierno de Bulgaria ha aprobado una serie de leyes que exigen que todo el software utilizado por el gobierno tiene que ser de código abierto y disponible en Github.