En este caso los delincuentes infectan cajeros a través de un acceso físico al cajero o a través de la red interna del banco. Una vez instalado, el malware Skimmer permite que los delincuentes saquen tu dinero con su propia tarjeta.