Jay y Sarah, no podían entender como su hijo de tres años tenía miedo de dormir ya que el dispositivo que habían instalado en su habitación para controlarle se pasaba las noches hablando con él