La empresa rusa era sospechosa de ser responsable de numerosas campañas de desinformación, incluyendo algunas durante las elecciones de 2016.