La institución educativa habla de un ciberataque «grave». Se trata de una variante de ransomware denominada «Clop», que se descubrió por primera vez en febrero.