Con esta actividad ilegal, que mantuvo entre marzo de 2014 y mayo de 2016, la condenada obtuvo un beneficio de 1.630 euros