Se trata de una propuesta de ley para suprimir las puertas traseras que permiten el acceso a los mensajes de los usuarios y obligar a los servicios de comunicaciones a implantar el sistema de cifrado de extremo a extremo.