No hay fake new que resista el sentido común.