Este malware de tipo ransomware está siendo utilizado en las últimas campañas de ataques que se aprovechan de la preocupación global por el COVID-19.