Ten cuidado dónde metes el cursor. Las mejores ofertas pueden salirte carísimas si no tienes cuidado al hacer clic en ellas.

Tras leer este artículo nunca volverás a ser víctima de un phishing.