La Sala Segunda considera que los mensajes publicados constituyen un delito de enaltecimiento del terrorismo