La iniciativa establece el derecho de los trabajadores, tanto públicos como privados, a la desconexión digital fuera de la jornada de trabajo.