Hospitales, clínicas y laboratorios son un blanco atractivo para los atacantes porque manejan información personal, financiera y médica de sus pacientes.

En tu ficha médica hay mucha más información que en tu DNI.