Ante una oleada de ciberataques tenemos que estar preparados y puede que, llegado el momento, necesitemos una buena excusa.