En muchas ocasiones, debemos tener en cuenta también «lo más importante»: EL FACTOR HUMANO… esa variable que es intrínseca e inherente al ser humano y que, por tanto, es impredecible e incontrolable.