Si has viajado, tanto por trabajo como por placer, alguna vez a Estados Unidos conocerás el riguroso proceso que hay que llevar a cabo para que un visado – temporal o indefinido – te sea concedido.

Aquí viene la mala noticia, quieren hacerlo aún más exhaustivo.