No se sabe cómo se distribuye e infecta a los ordenadores, pero si hay algo qué hablar de él es la manera en que presiona a la víctima para pagar por los archivos que cifra con el algoritmo AES conforme a su extensión, cambiándola por diversión.