Interceptaban el dinero procedente de las transacciones empresariales de sus víctimas mediante el “fraude del CEO” y “Man in the middle”