Hoy en día el malware aterroriza a usuarios y empresas pero, en los años ‘80 y ‘90, el rol de estos programas era diferente. Algunos se presentaban como simples bromas, mientras que otros cargaban con animaciones o mensajes políticos