Cuanto más evoluciona la seguridad, más difícil se hace vulnerarla. Pero hay algo que siempre podrá poner en jaque los más altos estándares, el error humano. Esto es lo que ha pasado con los pasaportes de los grandes lideres del mundo, unido con la funcion autocompletar de Outlook