Se trata de una sentencia histórica ya que supone la mayor condena impuesta en España a piratas informáticos, según fuentes de la Audiencia Nacional. Se trata también de la primera vez que la condena supera los dos años y que por tanto, cuando sea firme, supondrá el ingreso en prisión de los dos condenados.