Aunque todavía falta que el parlamento español aprueba dicho impuesto ya está muy avanzado para que se ejecute y es algo que preocupa a los gigantes tecnológicos.