En su anuncio del viernes, Google confirmó que «en respuesta a las conversaciones realizadas con los reguladores» la compañia comenzará a excluir los resultados de todos sus sitios si detecta que la búsqueda proviene de la Unión Europea