El tribunal considera acreditado que la condenada sustrajo el dispositivo electrónico para presionar y exigir dinero a su propietario.

El procesado chantajeó por Internet a cinco mujeres para que realizaran prácticas sexuales ante él con una cámara web, tras acceder a archivos personales comprometedores de las víctimas mediante un virus informático