El TS establece que el delito de ‘stalking’ requiere continuidad en el tiempo y alterar los hábitos de la víctima

de

La conducta para ser delito debe tener vocación de prolongarse el tiempo suficiente para provocar la alteración de la vida cotidiana de la víctima.