Cuando escribimos un tuit, tenemos que tener presente que muchas personas van a leerlo, no unicamente nuestros seguidores, sino cualquier usuario de la red social. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, Twitter tiene unas «reglas» que, aunque no son de obligado cumplimiento, mejoran la calidad de nuestros tuits.