En realidad, el typosquatting, como tal, no es ninguna compleja tecnología que empleen los ciberdelincuentes para sus actividades.