La sentencia indica que la conducta de los acusados incorporando a su página los contenidos íntegros de la titularidad aunque sin la autorización de sus propietarios encaja en el delito contra la propiedad intelectual

Se trata de una sentencia histórica ya que supone la mayor condena impuesta en España a piratas informáticos, según fuentes de la Audiencia Nacional. Se trata también de la primera vez que la condena supera los dos años y que por tanto, cuando sea firme, supondrá el ingreso en prisión de los dos condenados.