La semana pasada, Google ha comenzado a cambiar el aspecto de sus resultados de búsqueda para la versión de escritorio.

Este nuevo aspecto difumina la línea entre los resultados de búsqueda orgánica y los anuncios que aparecen justo encima de ellos. Ahora, lo único que diferencia a los anuncios de los resultados de búsqueda es un pequeño icono de «Anuncio» en blanco y negro junto al primero.

Puede parecer que estamos ante un cambio sin importancia, pero desde el principio Google siempre ha querido diferenciar los anuncios de las búsquedas orgánicas.

Hasta 2013, el motor de búsqueda le daba a sus anuncios un color de fondo completamente diferente para distinguirlos de sus resultados de búsqueda orgánica. Posteriormente, continuó usando colores únicos que permitían a los usuarios ver rápidamente dónde terminaban sus anuncios y dónde comenzaban los resultados orgánicos.

De acuerdo con Search Engine Land los progresivos cambios que ha hecho Google integrando cada vez más y más los anuncios únicamente responden a facilitarnos la «disgestión de información» Pero todos sabemos que no es así.

Google es fundamentalmente un gigantesco negocio de publicidad. En el tercer trimestre de 2019, la empresa matriz de Google, Alphabet, obtuvo casi 34.000 millones de dólares de la publicidad de Google, de un ingreso total de 40.000 millones de dólares para Alphabet en su conjunto.

Ahora, hagamos que la gente haga más clics en la publicidad que se muestra en los resultados de Google.

La cuenta es fácil, ¿no?

——————————————————

Recordaros que podéis seguirnos en nuestro Twitter, Instagram y en nuestro canal principal de Telegram y en el canal destinado a CTI.