La perspectiva de delegar en la propia máquina decisiones de vida o muerte sin un control humano plantea una serie de preocupaciones.

Los dispositivos médicos conectados requieren de una protección y regulación adecuadas. Los atacantes pueden matar a las personas o robar datos personales.