Todos los productos que se entreguen a través de este método deberán pesar 2,27 kilos o menos para reducir el riesgo de los transeúntes.