En un fallo de mayo de 2014, Google España contra la AEPD y Mario Costeja González, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea decidió que las personas tienen el derecho a solicitar que se retiren de los motores de búsqueda como Google algunos resultados relacionados con ellas. Analizamos las consecuencias un año después.